Alhambra de Granada

Granada es un lugar en el que hay mucho que visitar. Sus calles, plazas, monumentos y museos tienen un encanto especial que no te puedes perder.

Visitar la Alhambra de Granada es algo indispensable durante tu estancia. Su ubicación estratégica en la colina al-Sabika, frente al Albaicín y con Sierra Nevada al fondo, hace que la Alhambra forme parte del paisaje y de la historia de Granada.

El Reino de Granada fue el único vestigio del poder musulmán en la península Ibérica durante doscientos años. Tras la construcción de la Alhambra, la residencia real se trasladó desde el Albaicín a ese nuevo emplazamiento. Desde ese momento, Granada vivió su momento de mayor esplendor artístico.

Tras la Reconquista en 1492, los Reyes Católicos llevaron a cabo varias reformas. Más tarde, el emperador Carlos V ordenó levantar un palacio. La ciudad de la Alhambra está formada por varias zonas con distintas funciones. La Alcazaba es la parte más antigua y se ubica en la zona más alta de la colina. Su función era meramente militar. En la Alcazaba se encuentra la Plaza de Armas.

Cada uno de los tres Palacios Nazaríes está asociado a una época y a un rey nazarí. El Palacio de Mexuar es el más antiguo y el que peor se conserva. El Palacio de Comares o Diván alberga el Salón del Trono, donde se hacía política. Y el Palacio de los Leones o Harén, la zona privada del sultán Mohamed V, es donde se encuentra el famoso Patio de los Leones, joya indiscutible de la Alhambra.

El Palacio de Carlos V es una de las obras más destacadas del Renacimiento en España. Actualmente es sede del Museo de Bellas Artes y del Museo de la Alhambra.

Tres son los barrios destacados e imprescindibles de Granada debido a sus particularidades: el Albaicín, el Sacromonte y el Realejo.

El Albaicín es el barrio que se extiende en la parte más alta de la ciudad. La época de esplendor y de mayor expansión del barrio tuvo lugar durante la etapa nazarí. El trazado de las calles se corresponde con el urbanismo típico musulmán, con laberínticas calles estrechas y callejones sin salida. La UNESCO declaró este barrio, junto con la Alhambra, Patrimonio de la Humanidad.

Barrio del Albaicín, Granada

El legado árabe está presente en muchos monumentos, como la muralla Ziri, el Arco de las Pesas, el Aljibe de San Nicolás o la iglesia del Salvador, construida sobre la antigua mezquita mayor. El mayor atractivo del barrio del Albaicín está en su ambiente.

Los cármenes, grandes fincas con huerta y jardín, son la seña de identidad del Albaicín y forman parte del paisaje de Granada. En la actualidad, es posible ver numerosos cármenes en el Albaicín y el Realejo, aunque sólo unos pocos abren sus puertas al público. En la Cuesta del Chapiz, a los pies del Albaicín, se encuentra el Carmen de la Victoria, una finca típica del siglo XIX abierta al público.

Carmen de la Victoria

El barrio del Realejo es famoso por su gastronomía, su legado judío y por lugares como el Campo del Príncipe o la Casa de los Tiros. Este barrio se extiende desde la colina donde se encuentra la Alhambra hasta la Fuente de las Granadas. El Realejo se convirtió en la Judería de Granada hasta la reconquista de la ciudad, cuando los Reyes Católicos decretaron la expulsión del pueblo judío de la ciudad.

Barrio del Realejo, Granada

Se trata de un barrio muy vivo y lleno de ambiente durante todo el año. La parte más baja del Realejo es una zona llena de terrazas y bares de tapas, mientras que la parte más alta se caracteriza por sus calles estrechas llenas de cuestas pronunciadas.

La proximidad del Realejo con el centro de Granada y con otros barrios os permitirá llegar caminando desde prácticamente todos los puntos de la ciudad.

El Sacromonte es un barrio que rebosa arte y que muchos consideran imprescindible para conocer la historia de Granada. Este barrio se remonta al siglo XVI. Tras la Reconquista y la expulsión de judíos y musulmanes, se permitió el asentamiento de gitanos de toda Europa en la zona alta del Albaicín. El barrio se llenó de gente humilde, artistas y bohemios, que comenzaron a construir viviendas en la roca, dando lugar a las cuevas del Sacromonte.

Barrio del Sacromonte, Granada

Estas cuevas son uno de sus principales reclamos turísticos. Gracias al Museo de las Cuevas del Sacromonte es posible conocer cómo eran estas viviendas. Hoy en día, muchas de ellas están acondicionadas para acoger espectáculos de flamenco.

La Catedral de Granada es una visita imprescindible y un lugar donde disfrutar del arte en estado puro. La fusión de estilos, las dimensiones de su planta y su increíble fachada captarán vuestra atención desde el primer momento.

Catedral de Granada

Tras la toma de Granada por los Reyes Católicos, la ciudad pasó a adquirir una apariencia más cristiana. Los cimientos de la Catedral se asentaron sobre la antigua mezquita mayor de Granada.

La Capilla Real se construyó para albergar los restos de los Reyes Católicos. La Capilla también alberga una exposición que recoge el legado de los Reyes Católicos.

En 1333, el rey nazarí Yusuf I construyó en Granada la primera universidad pública de al-Andalus, la Madraza, con el objetivo de divulgar matemáticas, astrología, literatura y otras ramas del conocimiento. Estuvo en funcionamiento hasta poco después de la Reconquista. En la actualidad, el Palacio de la Madraza es sede del Centro de Cultura Contemporánea y de la Academia de Bellas Artes de la Ciudad. Su mayor atractivo es su oratorio, el oratorio nazarí mejor conservado de Granada.

Oratorio de la Madraza de Granada

En pleno centro de Granada se encuentra el antiguo mercado de la seda, hoy conocido como Alcaicería. Se trata de una de las zonas con más encanto de la ciudad. Hoy en día, la Alcaicería abarca una larga calle estrecha decorada con lámparas granadinas que desemboca en una pequeña plaza de la que salen otras calles angostas. El objetivo de construir unas calles tan estrechas era evitar los robos. La Alcaicería estaba acotada por nueve puertas que se cerraban por la noche y eran custodiadas por guardias de seguridad para proteger las mercancías de las distintas tiendas. Se trata de una de las mejores zonas para ir de compras en Granada.

La Alcaicería, Granada

Otra de las zonas recomendables de compras es Bib-Rambla, una plaza llena de cafeterías y bares, en la que desembocan muchas calles comerciales. Su origen se remonta a la época nazarí. Tras la Reconquista, los cristianos la utilizaban para celebrar actos públicos. Su principal uso en el siglo XVIII fue como mercado.

El Corral del Carbón es la única alhóndiga árabe que permanece en pie en la península Ibérica. Se encuentra en pleno centro de la ciudad y está conservada prácticamente en su totalidad. Fue levantada en 1336 y una de sus principales curiosidades es el contraste entre la arquitectura típica árabe y la ornamentación propia de Granada. Era un edificio destinado a dar cobijo a los comerciantes y a sus mercancías durante la celebración de grandes mercados internacionales. Gozaba de una ubicación estratégica junto a la Alcaicería.

Corral del Carbón, Granada

Los baños árabes El Bañuelo reflejan el estilo de vida granadino en el siglo XI y suponen el mejor ejemplo de hamman en la ciudad. Era uno de los edificios principales de la arquitectura musulmana y cumplían la función de centros de reuniones políticas y de negocios. Si queréis revivir el ambiente y la intimidad característica de los baños árabes, podéis reservar en el hamman Al Ándalus. Este lugar reproduce los baños árabes del siglo XI.

El Bañuelo, Granada

Una visita a la Casa de Zafra resulta imprescindible para conocer el estilo de vida árabe en Granada durante la etapa musulmana. Esta casa nazarí del siglo XIV alberga el Centro de Interpretación del Albaicín, además de varias estancias repartidas en dos plantas y unas vistas preciosas de la Alhambra.

El Palacio de los Córdova de Granada es un edificio único, mezcla del estilo renacentista y mudéjar. Fue construido en el siglo XVI en el barrio del Albaicín. Actualmente alberga el Archivo Municipal. Su mayor atractivo son sus espléndidos jardines y las vistas que ofrece de la Alhambra.

Otro ejemplo de arquitectura renacentista es el Hospital Real de Granada, antiguo Hospital Real fundado por los Reyes Católicos en 1504, convertido hoy en sede de la Universidad de Granada. Se ubica junto a los Jardines del Triunfo y fusiona elementos góticos, renacentistas y mudéjares. Son de especial interés sus cuatro patios interiores de estilo mudéjar. Destaca el Patio de los Mármoles.

La Basílica de San Juan de Dios es una de las obras más importantes de la arquitectura barroca en Granada, junto con el Monasterio de La Cartuja. Se mandó construir en 1737 para albergar los restos del santo. Durante la visita a la basílica podréis recorrer las distintas dependencias de la iglesia, como los despachos y la sacristía. La parte más interesante es ver los restos de San Juan de Dios, en la nave principal de la iglesia. En la parte superior de la basílica se encuentran el camarín, la pequeña capilla detrás del altar que alberga objetos personales del santo.

Basílica de San Juan de Dios, Granada

El Real Monasterio de Nuestra Señora de la Asunción de la Cartuja es un gran complejo religioso que albergó durante tres siglos a los monjes cartujanos. La sobriedad de la fachada exterior y del pórtico principal contrastan con la cuidada decoración interior. Su construcción, que comenzó en el siglo XVI, no terminó hasta dos siglos después, por lo que combina estilos plateresco, renacentista, tardo-gótico y barroco.

Monasterio de Nuestra Señora de la Asunción de la Cartuja, Granada

Pero el primer monasterio construido tras la Reconquista de Granada fue el Monasterio de San Jerónimo. Se trata de uno de los iconos más representativos del renacimiento granadino. Incluye una iglesia y dos claustros y resulta una visita imprescindible. En la actualidad, solo es posible visitar la planta baja, pues en la superior viven monjas de clausura. La iglesia de San Jerónimo, del siglo XVI, es la parte más espectacular de la visita.

La Abadía del Sacromonte de Granada se encuentra algo alejada del centro, a unos 30 minutos a pie, aunque el paseo es recomendable por su paisaje de ensueño. Este importante complejo religioso se construyó sobre el hallazgo de los restos del mártir San Cecilio y los libros plúmbeos.

La Carrera del Darro es una de las zonas más bonitas de la ciudad. Comunica el Paseo de los Tristes con Plaza Nueva. Alberga edificios del siglo XVI, pequeños conventos, casas de estilo árabe y atractivos turísticos como El Bañuelo o la iglesia de Santa Ana.

En Granada son muchos y muy variados los museos que puedes visitar. Desde el Museo de Bellas Artes al Museo Arqueológico y Etnológico de Granada o el Parque de las Ciencias. En el siguiente enlace puedes consultar todos los museos de la ciudad.

Museo de las Cuevas del Sacromonte, Granada

Si os sobra tiempo durante vuestra estancia, os recomendamos visitar Sierra Nevada o La Alpujarra. La Alpujarra granadina es un valle al sur de Sierra Nevada famoso por sus pequeños pueblos encalados de origen morisco que crecen escalonados a lo largo del valle. Destacan el paisaje abrupto de esta zona y las calles empedradas de la época de dominación árabe.

La Alpujara, Granada

Como veis, Granada es un destino para todos los gustos. Una ciudad llena de historia, de vida y de una rica y variada gastronomía, ubicada en un entorno inigualable. Si visitas esta ciudad, crearás unos recuerdos imborrables. Visita Granada, no te arrepentirás.

Granada Panorámica

Si buscas un lugar práctico y económico para alojarte en en centro de Granada, elegir un apartamento turístico es lo que necesitas, te dará independencia, comodidad, espacio y al poseer de cocina incluso podrás cocinar los días que no quieras ir de restaurante.

En este enlace podrás ver todos los apartamentos de Granada: Apartamentos en Granada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *